martes, 13 de diciembre de 2016

¡Profesionales, prescriban Activos!

Por Antonio José García Navas

En el video de orientación para la actividad 2 del primer módulo del VIII Diploma de Especialización en Promoción de la Salud de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), Mariano Hernán, nos explica de una manera didáctica cómo encontrar una relación coherente entre promoción de la salud y activos de la salud (fórmula AEIOU).

En un momento de la conferencia aconseja:
Como médico y, por lo tanto prescriptor, la frase me empujó a la acción.


¿QUÉ ES UN ACTIVO EN SALUD?

Es cualquier factor o recurso que potencie la capacidad de los individuos. De las comunidades y poblaciones para mantener la salud y el bienestar (Morgan A. & Ziglio E. 2007; Morgan A., Davis M & Ziglio 2010). Este concepto sigue la lógica de hacer fáciles y accesibles las opciones sanas, orientadas el bienestar, crecimiento y envejecimiento saludable.

Debemos entender la salud como un recurso, algo de fácil logro y que permita reconstruir o establecer las capacidades de desarrollo de las personas , de la comunidad, la revitalización de los espacios. Este modelo se sustenta en una metodología que enfatiza el desarrollo de políticas y actividades basadas en las capacidades, habilidades y recursos de las personas y barrios menos favorecidos.

Hay que usar como base el empoderamiento y la participación ciudadana y reorientar todo esto en la organización de los servicios públicos (sanitarios, sociales, etc…) para producir entre todos Salud (SALUTOGÉNESIS). Es una vuelta al origen de la Salud Pública, la producción de salud.

La consolidación del equilibrio entre el modelo de activos, basado en construir salud empleando los recursos al alcance y como eje para el abordaje de las desigualdades; y el modelo del déficit que identifica niveles de necesidad y prioridades y que resuelve basándose en el problema y aumentando el consumo de recursos, gastos, y que induce una excesiva dependencia hospitalaria, es primordial.

“El enfoque de la salud pública centrado en la prevención ha generado barreras contra la enfermedad y nos ha dado y dará en el futuro buenos resultados pero ahora, poco a poco, vamos necesitando dar pasos hacia el enfoque de la salud publica positiva.”

Formación en salutogénesis y activos para la salud. Prólogo
Josefa Ruiz Fernandez

Una disminución de los riesgos (prevención) y un incremento de los activos (promoción de la salud) produce matemáticamente un incremento de salud: A-R=S (Activos, Riesgos, Salud). A mayor positividad de los activos y menor de los riesgos en esta fórmula, mayor es la salud generada. 


¿SABEMOS CÓMO PRESCRIBIR ACTIVOS?

Hoy por hoy la práctica de la medicina se encuentra en un proceso continuo de investigación y reinvención. Para no desentonar en este proceso continuo de mejora, actualmente nos encontramos en una situación un tanto activa.

Temas muy candentes son: sobrediagnóstico, sobretratamiento (Medical overuse) –multiples estudios revisados en revistas de prestigio-, iatrogenia médica, medicalización de la vida, medicina defensiva, polimedicacion, inercia terapéutica, la aparición de elefantes en consulta (p.e. El elefante informático) , modelo asistencial basado en el paciente, demora, presión asistencial, burocratización, medicina basada en los indicadores, en la evidencia científica, en la gestión, “qué no hacer”, “qué tampoco hacer”, “qué si hacer”,etc. Y evitaremos entrar en otros problemas que también nos afectancomo la precariedad laboral, por ejemplo.

Volviendo al hilo, en el modelo de activos, uno de sus retos es precisamente evitar las malas prácticas, e identificar las buenas prácticas.

Otros retos de este modelo son : crear una base de conocimientos para cambiar el modo de pensamiento de los “diseñadores de políticas”; y de enseñar cómo trabajar con las comunidades, esto es el EMPODERAMIENTO. ¿Sabemos trabajar con las comunidades?

Nuestra sociedad se enfrenta a unos nuevos retos (Ley 16/2011 de la Junta de Andalucia) que protagonizan nuestra actualidad y nos envuelven de una u otra forma. Ante nuevos retos tenemos que postular nuevas soluciones.

La salud, entendida como el bienestar colectivo y personal, y como objetivo su autogénesis, precisa de armonía y adecuada afinación entre el equipo de salud (medico, enfermero, trabajador social,..), comunidades, asociaciones, medios, estructuras, adecuación de espacios, instituciones y organizaciones públicas. El protagonismo y la responsabilidad no depende ya solo de instituciones sanitarias o de asociaciones profesionales complejas, sino de una colectividad mayor, más completa.

Así debe realizarse nuestra labor, con una búsqueda de la mejor salud de los pacientes (hay que desterrar el término “nuestros”, erradicar el modelo paternalista), pero con su participación, tanto colectiva como individual. Los médicos y sanitarios en general debemos prescribir y trabajar colaborativamente en la recuperación de las riquezas que tiene la comunidad para generar más salud. Es el enfoque a una ACCION TRANSFORMADORA DE SALUD.




1 comentario:

  1. Gracias por la cita. Excelente trabajo que suma aportaciones centradas en la práctica.

    ResponderEliminar